Todas las entradas por palomika13

Empieza el viaje

Nuestro viaje acaba de empezar, y esta vez no hemos tenido que coger un avión 10 horas. Nuestro viaje acaba de empezar aquí, en nuestro pueblo, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra familia.

A la vuelta de nuestra andadura por Rwanda hemos traído una maleta llena de emociones, alegrías, anécdotas, nombres de personas y grandes amistades.

Ahora es el momento de abrir esa maleta y compartir esas cosas con la gente de aquí.

Eso es parte de nuestro voluntariado, el transmitir aquí lo vivido allí. Visibilizar a todas esas personas, hablar y sensibilizar sobre los proyectos al desarrollo que se realizan en Ruanda.

Una de las primeras actividades de este nuevo viaje ha sido  preparar una carrera solidaria, donde cada paso que dábamos pensábamos en la construcción de la escuela de Busogo. Continuaremos haciendo un torneo de pádel y así poco a poco llenaremos nuestro calendario de actividades, charlas y coloquios para motivar a la gente a que participe… Para que un poco de cada uno, sea un mucho.

 

Empoderamiento de la mujer.

 

El año pasado cuando fui a Rwanda conocí a Providence, una chica que quería emprender su andadura en la costura y buscar así un medio de vida.

Gracias a la colaboración de un particular se compró una máquina de coser y empezó a tomar clases.

Este año cuando llegamos le hicimos un pedido de artesanía para luego tener aquí en nuestros puestos de información de Karit.

Ese pedido de artesanía ha sido para ella una satisfacción personal y un empujón que le va a permitir poder seguir estudiando y especializándose en la costura.

Este microproyecto de artesanía tiene visión de futuro pues con el tiempo, se podría crear una cooperativa de mujeres.

Cada vez que íbamos a su casa nos sentíamos como en la nuestra. Era todo una alegría el encontrarnos y compartir momentos. En ese compartir también tuvimos tiempo para hablar y trasmitir unas nociones de economía básica. Hicimos una hoja de Excel para que registrase los costes de las materias primas y producto final.

Con estos proyectos hablamos de empoderar a la mujer en entornos vulnerables. Y eso, cambia vidas, sin duda.”

Tiempo de compartir

Los grandes momentos de la vida se disfrutan mucho más cuando son compartidos. Hay momentos buenos y momentos malos.
Todas  las noches tenemos nuestro tiempo de reflexión, nuestro tiempo de compartir.
Compartir nuestras ideas, nuestros momentos de enfado, nuestras preguntas, nuestras emociones.
Durante 29 noches hemos sido uno más en la mesa con los textos de José María Rodríguez Olaizola. Os dejamos uno para que reflexionéis con nosotros,¿qué es todo?
HASTA LA ÚLTIMA GOTA
¿Cuánto poner en juego?
Ni mucho ni poco… todo.
Menos que eso no basta.
Toda la ternura que uno pueda
sembrar en los gestos .
Todo el valor
para volcarlo en los pasos.
Toda la verdad
para plasmarla en versos.
Todo el furor
para mostrarlo en la brega
contra lo injusto,
contra lo hueco.
El corazón entero en la búsqueda
y la urgencia toda tras tus huellas.
La compasión no puede
partirse en migajas,
ni la fe se puede celebrar a ratos.
Te estremece
 del todo el dolor
del hermano, o no basta.
No cabe en el amor el cálculo
o la estrategia, sino un salto al vacío
radical, definitivo, tras tus huellas,
en tu nombre. A tu modo.
O no es Amor
José María R. Olaizola sj

Dar gracias

Este fin de semana hemos estado en Butare. Hicimos un largo viaje en bus desde Busogo que está al norte del país hasta Butare que está al sur con frontera de Burundi.
Una maravilla disfrutar de los paisajes preciosos e impregnarnos de Rwanda conviviendo con su gente.
En Butare nos han recibido con los brazos y el corazón abiertos. Es una casa llena de juventud pues aquí están todas las postulantes y novicias. La alegría de sus cantos y sus sonrisas nos recibieron.
Aquí está la Hermana Carmen. Misionera carmelita que está más de 40 años en el país. Es una gozada hablar con ella. Mujer trabajadora, incansable y siempre con una sonrisa dispuesta a ayudar al más necesitado.
También está en la casa la Hermana Angelique, ávida de aprender y muy responsable. En la casa se habla español, francés y kenyarwanda a la vez. Es una maravilla.
Ayer fuimos al santuario de la Virgen de Kibeho. Dimos gracias por el agua de Rilima , dimos gracias por vivir esta experiencia, dimos gracias por cada vivencia y sonrisa.

01B8FFD7-4C9C-48A3-9158-4E43E8687061.jpeg

 

El regalo de la naturaleza es para tod@s.

¿Cómo de un recurso natural que es de todos, solo se pueden beneficiar unos pocos? ¿A quién se le paga un lago o a quién se le paga un bosque?

Los recursos naturales son el regalo más precioso y gratuito que tiene el ser humano. La naturaleza no distingue las clases sociales sino que está ahí para abastecernos a cada uno de nosotros  de las cosas necesarias para la vida, como el Agua, los árboles, las plantas….

Pero algunos seres humanos no piensan de esta manera. El sábado pasado ya vimos como no podíamos acceder a un lago ya que había construido un hotel y habían privatizado la zona.

Hoy hemos ido andando por las calles de Rilima hasta llegar al lago donde la gente va a buscar agua. Al llega allí gran contraste al ver a la gente cogiendo agua al lado de los camiones cisterna que cogen agua para la construcción del nuevo aeropuerto.

Un nuevo aeropuerto que ha desplazo a mucha gente a vivir en otros lugares, un aeropuerto que ha arrasado bosques, un aeropuerto que tal vez haya hecho disminuir el paro, pero generando puestos de trabajo muy precarios y mano de obra barata porque los puestos de responsabilidad son para gente de fuera.

Las calles y casa de Rilima van a cambiar en los próximos años, el plan urbanístico quiere que las casas tengan un mejor aspecto ya que el aeropuerto cuando esté construido estará a menos de media hora y “no se puede mostrar una imagen pobre del país para los turistas”.

La gente que no tiene medios para reconstruir su casa como exige el plan se irá a vivir a zona de casas humildes y le darán un dinero por vender su terreno actual.

Las zonas próximas al lago ya se han vendido y  ya se están viendo las construcciones de resort de vacaciones con vistas maravillosas al lago.

Tal vez sea una buena opción para que generar trabajo y movimiento económico en la zona. ¿Pero a qué precio? Cada vez hay menos caminos libres para bajar al lago a por agua porque las parcelas son privadas y privatizan el acceso al mismo. Sí que es verdad que se contrata a gente pero mal pagada y se les está privando de un bien muy importante que es el agua, que aunque sea marrón, este contaminada y tengan que andar muchos kilómetros para cogerla, es la fuente de la vida. Sin agua, no se puede vivir.

Hoy nosotros al subir del lago hemos parado en uno de esos “Resort” y hemos dado una vuelta en un barquito. Ha sido un gran contraste y un viaje lleno de preguntas sin respuesta que creo que tardaré tiempo en encontrarles una explicación.

A un lado del paisaje los presos de la cárcel cultivando legumbres, a otro lado gente cogiendo agua al lado de las vacas que estaban bebiendo, unas mujeres lavando y unos niños alegres bañándose.

En el Resort unos blancos desayunando mirando el precioso lago y justo bajo unas personas trabajando bajo un sol de justicia arreglando el terreno para hacer una especie de playa con césped.

Era una imagen antigua, como en blanco y negro, como la época de la colonización… esas personas haciendo un trabajo físico muy duro cobrarán al final del día 1€. Y aún dan gracias por ello.

Un cumulo de emociones y contrastes fuertes en el día de hoy, y como no sé muy bien como terminar este artículo, ya que estaría escribiendo horas y horas en él, me voy a apoyar en las frases del poema de Quevedo.

“Pues al natural destierra y hace propio al forastero, poderoso caballero Don Dinero”

#sicuidaselplanetacombateslapobreza #aguaparatodos

Alegría.

Una de las emociones que describe nuestro día a día en Rwanda es la alegría. Una alegría de esas que hacen que tengas la sonrisa siempre en la cara y en el alma.

Esa alegría la podemos ver a diario en los niños y niñas de colegio cada mañana al vernos para comenzar los talleres, en los maestros y maestras cuando les enseñamos castellano y jugamos al baloncesto con ellos, en el rostro de las hermanas, en las personas de la calle cuando te saludan.

Ayer celebramos mi cumpleaños y el santo de Nieves. Un momento mágico e inolvidable. Los cantos, los bailes, las risas compartidas con las hermanas fueron el regalo más maravilloso que se puede esperar.

Por las noches los voluntarios hacemos un ratito de reflexión del día y todos llegamos a la conclusión de que en España tenemos muchas cosas materiales  a nuestros alrededor, cosas que en ocasiones nos hacen esclavos del consumismo y eso nos hace alejarnos de las cosas esenciales como es la alegría sincera, el tener una conversación interesante junto a una persona, reírte hasta llorar de alegría, y disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

Todo esto lo estamos redescubriendo aquí y formará parte de nosotros y nosotras.

Desde aquí os invitamos a despojaros de las cosas innecesarias y que busquéis la alegría en cada cosas que hagáis.

niños risa

Amazi ( agua) que transforma vidas.

Llevamos cinco días en Rwanda y ya hemos recorrido norte, centro y sur del país con todos los contrastes que conlleva, tanto por sus paisajes como por sus gentes y formas de vivir.

La alegría y la felicidad inundan cada momento de nuestros días aquí;  Felicidad al ver la construcción de la escuela de Busogo, Felicidad al saludar a los niños y niñas del colegio, Felicidad al hablar con las hermanas  y Mucha Felicidad y alegría al ver el agua salir del pozo en Rilima.

Ayer los alumnos y alumnas del colegio hicieron un teatrillo para nosotros y para el resto de compañero en el que representaban la situación de una madre ruandesa con 6 hijos que querían beber agua. Entonces tenían que ir lejos al lago a buscarla y llegaban muy cansados a casa. Después salieron unos niños y niñas diciendo que eran voluntarios de karit Solidarios Por la Paz y que iban a hacer un pozo. En la representación de manera sencilla se veía cómo le había cambiado la vida a esa familia.

Esa representación sencilla nos muestra cómo el agua transforma vidas en el día a día.  Ayer pudimos hablar con algunas personas que estaban cogiendo agua del pozo y nos decían que desde que bebían agua del pozo, tenían menos enfermedades intestinales, que para las personas mayores era una maravilla tener el agua cerca y que el agua del lago con las inundaciones de este año está cada vez más marrón y llena de tierra.

La emoción al escuchar esos testimonios y de ver sus caras de felicidad nos hicieron vivenciar un momento único, de esos que te hace para a pensar y relativizar las cosas importantes de la vida.

amazi 3.jpg